Casas emblemáticas y señoriales en España.

España a través de las casas señoriales.

Las propiedades más singulares de cada región

Dejábamos nuestra anterior aproximación a las casas señoriales más emblemáticas de la geografía española en las -casi- siempre cálidas costas mediterráneas.

Este mismo itinerario nos conduce hasta la Región de Murcia, en la cual también goza de cierto arraigo una construcción marinera muy similar a la barraca valenciana (de hecho, no es infrecuente referirse a ellas como barracas murcianas).

Nuevamente, se trata de edificios más sencillos que aristocráticos, lo que no les resta ni un ápice de atractivo para los viajeros.

Regresando a la Meseta, Castilla-La Mancha tiene en los cigarrales sus propiedades más exclusivas. Son fincas de recreo, de gran tamaño y con todas las comodidades imaginables. Tradicionalmente vinculadas con las grandes familias toledanas, en la actualidad es posible encontrar tanto viviendas con varios siglos de antigüedad como cigarrales de corte moderno.

Los más cotizados, los que permiten contemplar la majestuosidad de la ciudad de Toledo desde el otro margen del río Tajo.

Mucho más humildes, las casas alcarreñas, negras y serranas son otros inmuebles comunes en los pueblos castellano-manchegos.

Y no, no nos hemos olvidado de Madrid. La capital española y sus alrededores albergan multitud de propiedades de gran valor, exhibiendo una notable heterogeneidad constructiva. Quizá las viviendas más castizas sean las corralas, bloques de pisos inspirados en los antiguos corrales de comedias (esta interpretación no es unánimemente aceptada, pero resulta muy plausible en términos estéticos).

No suelen ser inmuebles de lujo, pero, como en todos los casos, hay ejemplos muy interesantes en términos arquitectónicos. Cabe destacar que las corralas también están presentes en otras regiones de España.

Nuestro recorrido acabaría en Andalucía, la región más poblada del país y una de las que acumula una historia más intensa y variada.

 Pocas dudas caben de que el cortijo es la vivienda andaluza por antonomasia, siendo también la más solicitada por los inversores para desarrollar todo tipo de negocios (salones de banquetes, hoteles rurales, centros de ocio...).

Algunos hablan igualmente de la "casa andaluza", aunque existe tal multiplicidad de diseños que resulta complicado establecer cuáles son sus cánones estilísticos (más allá del color blanco). Más específicos resultan los cármenes, las viviendas más populares de Granada, especialmente las que se sitúan en el Albaicín.

Compártenos