Así ha quedado el sector inmobiliario tras la gran recesión

Al igual que ocurriera con la Gran Depresión de los años treinta, la última crisis económica ya ha recibido el nombre con el que se la conocerá en los libros de historia, la Gran Recesión. Caracterizada por una considerable caída de la riqueza de los países desarrollados, esta crisis ha incidido con especial virulencia en el sector inmobiliario.

Hasta no hace mucho tiempo, las noticias sobre empresas en crisis que tenían que acogerse a concursos acreedores o directamente se declaraban en quiebra eran algo sumamente habitual. No es para menos. Distintos estudios han puesto de manifiesto que el precio de la vivienda ha retrocedido hasta niveles de 2004, acumulando una caída superior al 25% que ha supuesto una severa corrección del sector tanto en lo que al número de empresas se refiere como al volumen de trabajadores. No en vano, el mercado inmobiliario ha sido uno de los que ha registrado un mayor aumento del desempleo (especialmente en la construcción).

Este sector ha tenido que lidiar además con ser el gran culpable de la crisis, una responsabilidad verdaderamente injusta ya que el mercado de la vivienda había sido alterado por la mala praxis bancaria. De este modo, puede observarse cómo las entidades bancarias cuentan en estos momentos con una de sus mayores cifras de pisos vacíos, síntoma inequívoco de que han cometido considerables excesos en el pasado. Entretanto, las empresas en crisis del sector no han gozado de una ayuda con la que sí ha contado en numerosas ocasiones la banca española.

De este modo, mientras los concursos acreedores eran la única salida para muchos negocios de la construcción y la compraventa de propiedades, los bancos han podido reestructurarse con un dinero que ha sido avalado por el propio Estado y que compromete a todos los españoles. En cualquier caso, Standard&Poor's considera que la caída de los precios de las viviendas podría estar cerca de tocar fondo, a pesar de lo cual no comenzará a repuntar de manera sostenida hasta 2015.

Por ello es preciso dotar a los empresarios y particulares afectados por la crisis actual, de un asesoramiento que les permita conservar su patrimonio y poder gozar de una oportunidad para poder reconducir su actividad y lograr conservar sus propiedades con una estrategia jurídica enfocada a detener las ejecuciones hipotecarias y disponer de tiempo, bien para poder vender su patrimonio sin prisas, como para tener tiempo de reflotar su empresa, negocio o encontrar una nueva fuente de ingresos.

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.