Arquitectura indiana en Cantabria.

El fenómeno indiano, la arquitectura más exótica del norte peninsular

"Hacer las Américas" o vivir el "sueño americano" eran dos expresiones muy populares en nuestro país no hace tanto tiempo. Las dificultades para labrarse un porvenir en la Península y la aparente exuberancia que existía al otro lado del Atlántico llevaron a muchos españoles a emigrar a Latinoamérica en busca de posibilidades de enriquecimiento.

No todos lo lograron, claro está, pero los más afortunados pudieron regresar y abanderaron una arquitectura singular que plasmara su gesta americana: la casa indianos.

La casa de indianos o casa indiana es un tipo de propiedad muy característico del norte de España y, más concretamente, de las regiones de Cantabria, Galicia y Asturias. En 2010, un artículo dominical del Diario Montañés, periódico cántabro de referencia, afirmaba que "en cada rincón de esta tierra, la figura del indiano está siempre presente".

Y es que, muchos de los aventureros que regresaron con cierto patrimonio a su tierra, invirtieron en infraestructuras de trasfondo social, como hospitales o colegios. De ahí que esta arquitectura singular esté hoy presente en edificios públicos.

No obstante, partir a América y amasar una fortuna no constituía una secuencia inevitable. Celestina Losada Varea, decana del centro CIESE-Comillas, asegura que menos del 10% de los indianos cántabros lograron su objetivo de volver con grandes riquezas a sus localidades de origen.

Eso sí, a diferencia de otras grandes migraciones transoceánicas del momento, como la llevada a cabo por los irlandeses a Estados Unidos, la mayoría de emigrantes cántabros tenía claro que algún día regresarían a casa.

¿Dónde se afincaron temporalmente los indianos cántabros? Principalmente, en México, Cuba, Venezuela y Argentina.

La historia de los indianos constituye una de las grandes epopeyas contemporáneas de Cantabria, independientemente de si lograron alcanzar o no sus ambiciosas metas.

La región se transformó por completo gracias a los capitales que llegaban de América, como sucedió en el pequeño municipio de Rasines, en la sección oriental de Cantabria. La casona de indianos que nos ocupa corona una finca de 1.000 m2 y ofrece más de 400 m2.

En realidad, la propiedad actual es el resultado de la combinación de dos casas de indianos y de una intensa reforma acometida en 2015.

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.