Fincas rústicas en venta Valencia.

La expulsión de los moriscos y su impacto en las fincas valencianas

En el año 1609 se decretó la expulsión de los moriscos del Reino de España, incluyendo a todos los territorios históricos que formaban parte del mismo (Castilla, Aragón y Navarra). La medida supuso un notable retroceso demográfico y tuvo clarísimas implicaciones en el futuro de las fincas agrícolas. Valencia sería una de las zonas más afectadas.

La posibilidad de expulsar a los moriscos, musulmanes que habían seguido viviendo en territorio español tras la conquista cristiana, había ido cobrando fuerza desde la llegada de Felipe II al trono. La Rebelión de las Alpujarras fue un episodio crítico en este sentido y posicionó a las autoridades a favor de llevar a cabo esta dura resolución. El Reino de Valencia contaba en aquel momento con cerca de 150.000 moriscos, lo que suponía un porcentaje muy elevado de su población en las fincas agrícolas. No en vano, las comunidades musulmanes vivían en fincas rústicas poco productivas y con escasa presencia cristiana.

Si tenemos en cuenta que la expulsión afectó a nivel nacional a alrededor de 300.000 moriscos, se constata que la mitad de ellos eran valencianos. Los historiadores calculan que los musulmanes que abandonaron las fincas valencianas constituían casi un tercio de la población total de este territorio, dejando tras de sí amplias extensiones de tierra completamente abandonadas. Las autoridades valencianas se encontraban así con un problema de gran magnitud, como era conseguir rendimientos económicos de unas tierras baldías. Si a ello se le suma la crisis alimenticia que sobrevendría sobre España durante la Guerra de los Treinta Años, el panorama era desolador.

La primera consecuencia de la expulsión se dejó sentir antes incluso de consumarse esta. Los moriscos se apresuraron a vender sus posesiones a precios considerablemente bajos, lo que provocó una caída generalizada de los precios de las fincas y otros productos que afectó nuevamente en mayor medida a Valencia. Por otro lado, no pocos de los musulmanes valencianos contaban con importantes deudas contraídas con señores o incluso con la Iglesia. Estos créditos quedarían impagados y provocarían un serio problema financiero a estas instituciones. El Reino de Valencia no volvería a repoblar las fincas rústicas abandonadas hasta bien entrado el s. XVIII.

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.