El Madrid de los Austrias.

Todas las ciudades han experimentado en algún momento de su historia una época especialmente propicia para su desarrollo urbano y arquitectónico. En el caso de Madrid, esta elección resulta algo compleja debido a la gran riqueza cultural de la capital de España. No obstante, la zona conocida como el "Madrid de los Austrias" es sin duda una de las más notables.

La dinastía de Habsburgo, conocida popularmente como la Casa de Austria, dio comienzo con la entronización de Carlos I. A él le debemos precisamente la construcción del Palacio Real de El Pardo, que en aquel entonces seguía siendo un castillo bastante disfuncional. Idéntica empresa a la que cometió con el Real Alcázar, uno de los palacios más bellos del momento que sin embargo quedó muy dañado tras un incendio y hubo que reformarlo por completo. Con todo, si hubiera que resumir el paso de Carlos I por Madrid (bastante intermitente en el tiempo, por cierto) habría que destacar el Convento de San Felipe el Real.

En cualquier caso, el grueso de monumentos y edificios singulares construidos por esta dinastía se inscriben en el reinado del hijo del emperador, Felipe II. El segundo monarca de la Casa de Austria convirtió a Madrid en la corte permanente del reino, lo que se tradujo en la construcción de distintos palacios como la Casa de la Panadería, uno de los espacios sociales más importantes de la capital. Dado que este recinto se inauguró durante el reinado de Felipe III, es la estatua ecuestre de este monarca la que decora la Plaza del Sol.

Felipe II también auspició la Casa de Campo, quizá su edificio más representativo. Desafortunadamente, los restos originales de este recinto son muy reducidos, siendo obligatorio acudir a las crónicas para hacerse una idea de su apariencia. En 1577, el rey más poderoso de la Historia de España inauguraba la Casa de las Siete Chimeneas, una joya barroca que hoy alberga la sede del Ministerio de Cultura. Los edificios emblemáticos promovidos por Felipe III ya no alcanzarán la monumentalidad de los de su padre, si bien fue entonces cuando se planeó la Colegiata de San Isidro que concluiría Felipe IV.
 

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.