La Barcelona gótica

Que Barcelona es una de las ciudades más turísticas de España es algo que no admite discusión. La gran variedad arquitectónica, la interesante historia que encierran sus calles y su permanente aire cosmopolita son argumentos de lo más contundentes en este sentido. Quizá una de las zonas más emblemáticas de la Ciudad Condal sea su archiconocido barrio gótico.

El barrio gótico de Barcelona reúne algunos de los edificios emblemáticos más importantes de Cataluña que siguen esta corriente constructiva. Se trata de hecho de la zona más antigua de cuantas conforman hoy día el entramado urbano barcelonés, albergando incluso algunos vestigios de época romana. Pasando a sus grandes activos, la Basílica de Santa María del Mar ocupa el primer lugar. Este magnífico exponente del gótico de la Corona de Aragón comenzó a construirse en 1329 y llegó a alcanzar unas dimensiones sobrecogedoras. El secreto de su magia radica en la inteligente disposición de ventanales y vidrieras, lo que impregna de luz todo su interior.

La siguiente zona en orden de importancia es la Plaza de San Jaime, en la que podemos encontrar el Palacio de la Generalidad. Este edificio, si bien compagina distintos estilos artísticos (gótico tardío y renacentista), constituye una muestra excepcional del gótico llevado a la arquitectura civil y a los palacios. Su principal aliciente consiste en que, más de seiscientos años después de iniciarse su construcción, sigue siendo la sede de la Generalidad de Cataluña. Siguiendo con las plazas, en la Plaza del Rey nos toparemos con el Museo de Historia de Barcelona, que no puede calificarse como gótico pero constituye una visita obligada.

Al margen de los grandes palacios del corazón de Barcelona, el barrio gótico incluye también el conocido como barrio judío. En realidad, su interés no radica tanto en las muestras de arte gótico (que existen en cualquier caso) sino en su peculiar fisionomía y en su interesante historia. Desde luego, los edificios góticos más emblemáticos son las catedrales e iglesias. No obstante, no deben confundirse las construcciones genuinamente góticas con las que deben calificarse como neogóticas. La Catedral de Barcelona es un gran ejemplo de ello, pues su fachada, verdaderamente impresionante, fue diseñada a finales del s. XIX.
 

Compártenos


Una amplia selección de ofertas de venta y alquiler tanto de particulares como de profesionales inmobiliarios de propiedades de prestigio, activos inmobiliarios singulares, fincas y casas rústicas, así como hoteles con encanto y casas rurales.

Nuestro objetivo es ser un punto de encuentro a nivel nacional e internacional de segmentos de mercado interesados en propiedades y edificios emblemáticos, participando activamente en la localización de posibles compradores o inquilinos para facilitarle un contacto directo y personal con el comprador, y no actuar como un portal más, si no que configurarnos como su socio estratégico para proporcionarle un servicio integral adaptado a sus necesidades de comunicación y posicionamiento en el mercado.